Vivir en comunidad: encuentro de San Antonio

Valdivia es una cultura arqueológica precolombina que se desarrolló entre el 3500 y el 1800 a.C. en la costa occidental del Ecuador, se sabe que se asentó en la Península de Santa Elena, en el estuario del Guayas, en Los Ríos, Manabí y El Oro. No hay duda de que los valdivianos siguieron las tradiciones de la caza, la pesca y la recolección de moluscos, sin embargo fueron ceramistas que fabricaron figurillas femeninas, las más antiguas de piedra y luego de barro, a veces sencillas y otras más elaboradas, eran objetos relacionados con un culto especial a la mujer y la fertilidad.

Como el resto de las sociedades de la época, la cultura valdiviana tendría una organización de tipo tribal. Regulaban su vida a través de relaciones de reciprocidad y lazos de parentesco, que aseguraban la supervivencia del grupo.

Esta introducción es para poder hablar de José Valdivia, más conocido como el negro Valdivia, o el celador del sueño, y este apodo no es porque es una hada, si no porque es también celador en un colegio de la primaria en las sierras de Córdoba. Pero muchos que los conocemos sabemos que guarda y cela con mucho cariño, miles de sueños de diferentes artistas y amigos que supieron conocerlo y pasar por el encuentro cultural y de la amistad de San Antonio de Arredondo.nelsonvilca.9jpg

La cuestión es que el Negro Valdivia podría considerarse un valdiviano y que profesa este vivir en comunidad, porque  hace 25 años que viene participando y ayudando a producir un encuentro cultural que fomenta la amistad en una localidad cordobesa, a pocos kilómetros de la turística y mediática ciudad de Carlos Paz, el lugar paradisiaco que estamos hablando se llama San Antonio de Arredondo, un espacio que hace 25 años, el segundo jueves del mes de diciembre, recibe a cientos de visitantes para un encuentro Cultural donde se puede  soñar que otra realidad es posible y  no solo soñarlo, se puede vivirlo en esos 4 días de encuentro.

En el campamento del encuentro donde la cultura (música, danza, teatro, títeres. poesía, etc), es la herramienta, el nexo para decir que se puede pensar y hacer de otra forma,  para así construir otra variable, porque no todo está perdido, y porque si miramos con detenimiento los locos que creen en la resistencia cultural, y en el arte comprometido con la realidad social, son muchos y la mayoría los podes encontrarlos en San Antonio de Arredondo, si  bien algunos viven en la zona, son los vientos de diciembre que atraen a la parvada entera.
Parvada (1)

Y es en ese lugar donde las diferentes luchas no nos son indiferentes, ya sean de movimientos  campesinos, pueblos originarios, genero, medio ambiente, diversidad sexual, política social, derechos humanos,  etc., es allí donde se debate, se actúa y se barajan y se ensayan posibilidades de solución donde todos son actores del cambio en lo mínimo y en lo máximo, en su cotidianidad, en su hacer y en su decir.

nelsonvilca

Y al escribir esto, usted se preguntara,¿ cual es la formula, cuál es el secreto?, para poder reproducirlo en otros espacios, y aunque científicos, investigadores, autores de libros y documentales quisieran retratarlo, yo creo que la célula, el átomo que detalla el poder transformador que se vive en ese lugar de encuentro, es la amistad que se vive en esos 4 días, que produce que cientos de extraños oriundos de diferentes partes del país y del mundo, con diferentes profesiones y credos, puedan vivir en comunidad, tal vez sea el efecto de la cultura Valdivia, no lo sabemos.

Lo que sí se sabe es que el encuentro de 4 días te carga las baterías, para durar todo el año en la lucha diaria.

Pero como todo tiene un fin, el domingo, último día del encuentro, se hace un almuerzo comunitario como todos los días, se brinda, se entregan recordatorios, se baila, canta y se toca las más variadas tonadas pues el mundo está presente en el encuentro.  Finalmente se baila carnaval o una chaya riojana, nos mojamos con la lluvia o nos embarramos con la madre tierra y nos desnudamos ante el otro y nos mostramos naturalmente como si fuéramos integrantes de una misma comunidad, que nos conocemos con la mirada, aún sin saber nuestros nombres, solamente nos llamamos hermanos.

Luego marchamos hacia el rio cortando la ruta Carlos Paz- Cuesta Blanca para ingresar en multitud al agua para sacarnos el barro o las malas ondas o todo aquello que nos pesa y solo nos retrasa. Realmente, una despedida terapéuticamente desinhibidora, es mostrarnos sin caretas y volver a jugar como niños, pues eso somos esos 4 días, eso es el encuentro de San Antonio de Arredondo.

(las fotografías son del 2006)

http://www.pueblos-originarios.com.ar

nelsonvilca8

NELSON VILCA SAN ANTONIO 1

nelsonvilca. SAN ANTONIO

nelsonvilca.6jpg

Anuncios

Acerca de vilcanelson

comunicador e investigador en derechos humanos
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s