Carta de una originaria de Colombia denunciando que mueren de hambre y sed.

20160912_182626“Señores de la OEA. Yo Ana Cecilia Pacheco de nacionalidad Colombiana identificada con cedula de ciudadanía 40838425 expedida en Manaure, La Guajira- Colombia, me dirijo a ustedes para denunciar el atropello y el maltrato físico al que hemos sido sometidos por carecer de nuestro medio de sustento que son las Salina de Manaure de las cuales mi esposo Enrique de Jesus Pushaina Ipuna identificado con cedula de ciudadanía 17855999 expedida en Manaure La Guajira el cual devengaba su salario.

Además de eso por incursión paramilitar a los terrenos indígenas en los cuales la familia de mi esposo sufrió bajas, por ello tuvimos que abandonar nuestra casa para refugiarnos en Perú el mes de Julio de 2007, durante nuestro exilio El no tuvo  atención medica y era diabético, tampoco tuvo buen soporte nutricional porque no teníamos recursos lo cual deterioro su salud. Al regresar a Colombia las salinas siguieron cerradas, el gobierno nos declaro damnificados económicos sin embargo jamás recibimos los auxilios prometidos, la carencia de agua, de alimentación adecuada debilitaron su salud porque no tuvo soporte vital.

El 22 de agosto del 2016 falleció mi esposo y en su epicrisis (análisis clínico del caso), dice textualmente:

nota: paciente que frente al diagnostico dado y proceso de la enfermedad presente buena adherencia frente a la realización de la terapia de remplazo renal y buen acompañamiento intrafamiliar, paciente en condición socioeconómicas deplorables y presenta estado de desnutrición.34_1

En estos momentos mi familia y yo regresamos a nuestro hogar y no tenemos ni agua ni alimentos para estar en este lugar por lo cual durante la enfermedad de mi esposo me toco delegar el cuidado a mi hijo mayor mientras yo buscaba recursos trabajando por toda Colombia para apoyar el cuidado de mi esposo, estamos en una situación económica deplorable como dice la epicrisis de mi esposo ya que las minas de sal siguen cerradas y el gobierno no nos da auxilios y no solo somos nosotros la población wayuu está muriendo de desnutrición, hambre y sed”. (Ana Cecilia Pacheco)

20160912_182641

Ana Cecilia Roca Pacheco es de Manaura Guajira capital del departamento Riohacha, si bien esta próximo al mar, es por lo  general una zona con estepas árida o semiárida al norte y oriente, es cálido y seco, la lluvia de esta región es muy reducida.  Soportan temperaturas entre 35 y 42 grados en un territorio desértico e inhóspito. Es por eso por lo que una de sus mayores necesidades para subsistir es el agua.  Los wayuu, que representan la etnia más grande de la población indígena de Colombia (20,5 %), están en peligro por la falta de agua y alimentos. En los últimos ocho años oficialmente se han muerto por esta causa 294 niños pero algunos medios de comunicación hablan de alrededor de  5.000 niños muertos por desnutrición. La región Queda a unos mil kilómetros de Bogota, y es un  municipio con las regalías más millonarias de Colombia.

Por ser un lugar de yacimientos de gas natural la cual cuenta con una plataforma marina, esta plataforma se llama chuchupa cuenta con yacimientos de carbón mineral, yeso, pesca marítima y sobre todo cristalizadores de sal marina, no hay esa zona servicio de agua potable, tiene un acueducto manejado por la triple A empresa que no se hace nada al respecto lo que provocara que este pueblo se extinguirá.

La niñez sufre desnutrición, los adultos también. Hay un lato grado de prostitución infantil muchas veces alentado por los mismos padres que no tienen recursos para comer y prostituyen a sus hijas para ofrecérselas a los turistas.

Todavía no hay una red de trata, solo se ven a sus padres, pero no faltara mucho para que estas niñas sean vendidas a otros países u otras regiones de Colombia.

Son 100.000 habitantes wayuu en esa zona, hay muchos casos de muerte por desnutrición, al no haber trabajo porque las  salinas ya no están a mano de los obreros indígenas, sumado a esto es que se mantiene de alguna forma el conflicto bélico de Colombia, si bien se habla de paz, pero siempre existen artimañas políticas para lograr sustentar el conflicto armado pues esto significa mucho dinero , los  políticos a veces promueven la guerra para mantener esa cuota de dinero, para revivir el conflicto y mantener la cuota de dinero que se manda para sofocar la guerrilla.

También se observa muchas campañas de supermercados, gobierno u otras organizaciones sociales que dicen             que recolectan dinero para los pueblos originarios que sufren hambre, pero este dinero nunca llega y se mantiene las necesidades sin miras de solución.

(esta entrevista fue realizada a Pacheco por Nelson Vilca en septiembre del 2016 en Bolivia)

weyuu

saludos…Nelson Vilca

comunicador originario

agenciadenoticiaspueblosoriginarios.wordpress.com

Anuncios

Acerca de vilcanelson

comunicador e investigador en derechos humanos
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Carta de una originaria de Colombia denunciando que mueren de hambre y sed.

  1. Carlos Alberto Rojas dijo:

    Siento mucha impotencia por estar tan lejos de América y sin los recursos económicos con que hacer una ayuda en efectivo a esos pueblos desamparados de mi tierra…..pero si al alcance de mi nano esta difundir y denunciar esta situación….lo haré con la firme convicción de que quienes se aprovechan de la necesidad de esa gente son los que quieren mantener una imagen limpia y pulcra de su nombre….entonces denunciemos a quienes con su desidia se enriquecen y piden votos para sus candidaturas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s