Marcha de reclamo en Bolivia por ni una menos en Bolivia:

Jueces, fiscales, la misma  porquería, queremos derechos, justicia, respeto, no flores.

Si hay impunidad, hay complicidad. Señor, señora, no sea indiferente, se mata las mujeres en la cara de la gente, disculpe las molestias, nos están asesinando.

Estos fueron algunos cantos de la marcha que se realizó el 25 de noviembre, día internacional de lucha contra la violencia hacia las mujeres.

15181544_10211143310997476_3821302757206174864_n

Alrededor de 7 cuadras de manifestantes, tanto hombres, como mujeres caminaban, reclamando por el no asesinato de más mujeres en  Bolivia. Un país en el que 7 de cada 10 mujeres sufre o sufrió en su vida una instancia de violencia.

Mientras caminábamos veía como conductores querían pasar por el medio de la marcha. Sin importar  si atropellaba a los manifestantes. Una muestra más de una sociedad que no le interesa al otro. Solo le importa su propio interés, prueba de ellos es que las mujeres que estaban dentro de los minibuses y de los autos, le gritaban a los marchistas, vallan a su casa, nosotros estamos ocupados, si no tienen nada que hacer, no molesten, déjenos pasar.

15171296_10211143306197356_6743009069650517278_n

En una sociedad insensible, produce un estado ausente y una completa inacción de la población por las luchas sociales.

Si la mayoría de las personas de un país no le interesa el bienestar del otro, provocara un desastre en grandes magnitudes en todas las direcciones. No importara las leyes, las medidas de seguridad, los carteles, las recomendaciones, nada importara, si el ser humano, no se compromete de forma solidaria del bienestar común.

15179155_10211143308597416_3698811023364707880_n

La sumatoria de inacciones en Bolivia provoca una innumerable lista de resultantes, y una de ella es el alto índice de caso de violencia, y un bajo número de condena y acciones reales preventivas.

Si bien el estado ha producido leyes y reglamentaciones de las mismas, para prevenir la violencia, estas resultan inoperantes si es el mismo gobierno, o por lo menos sus operadores,  incumplen las mismas leyes.

El estado recomienda a la población que denuncie todo acto de violencia, pero las mujeres o niñas en Bolivia solo acumulan carpetas de denuncias, horas y años de angustia en la comisaria, juzgados o fiscalías, pero nada sucede. La corrupción, la inoperancia y la poca sensibilidad hacia las víctimas solo alimenta la idea de no denunciar nunca más, pues se sufre más o igual, que el mismo hecho de abuso o violencia.

15193521_10211143295437087_9205096609311826753_nLas victimas prefieren no denunciar, a traspasar el entorno de tortura que el Estado Boliviano depara para ellas en sus diferentes espacios, ya fuese el de salud, el de justicia o de la policía.

Casi un 15 por ciento de los homicidios en Bolivia se podrían haber evitado si las denunciantes hubieran recibido la protección necesaria.

Es decir si vas a denunciar te depara un mal pasar, y si lo haces no tienes las seguridad de que te presten la debida ayuda.

Según datos del Cidem, (organización boliviana que lucha contra la violencia contra la mujer), los feminicidios, en el país andino, el 97% de los casos quedan impunes. Bolivia, según la ONU, es el país con más violencia contra la mujer en Latinoamérica.

15203283_10211143264116304_3295805466256878429_n

Si bien en el 8  marzo del 2013 el presidente boliviano promulgó la ley 348 que prevé medidas de prevención y la protección, e incorpora al feminicidio como delito de orden penal, con 30 años de cárcel y sin posibilidad de indulto. Esto no implica que la ley sea cumplida en su totalidad.

En Bolivia, en el marco de la nueva ley contra toda clase de violencia, está tipificado, proyectos, planes y recursos. Los mismos ya se han girado y aprobado y están en las arcas del municipio y gobernación de varias regiones. Pero cuando vamos a comprobar la implementación de los recursos, nos topamos con que no están siendo utilizados en su totalidad el dinero, que están varados por alguna razón que nadie sabe responder.

Lo cierto que los funcionarios han aprobado los recursos económicos, pero las acciones no se ven y los recursos desaparecen.

15203387_10211143331597991_440817475785009513_n

Si bien se realizan talleres, con un alto costo, difusión, publicidad, pero no así los refugios, equipamiento, dinero para mayor personal y estabilidad laboral para los mismos.

Es decir que la corrupción estatal y el sistema judicial que no hace justicia alimentan mucho más a la impunidad y a la continuidad de más casos de violencia.

Pero ante tanta angustia y llantos, la gran esperanza es que el común de las personas se apropie de la lucha por los derechos humanos, y no mire hacia otro lado y vea con mala gana a los ciudadanos preocupados por el bienestar de una ciudadana.

El estado no es nuestro padre protector a quien le echamos toda la culpa de todos los males del mundo. El estado es un figura al cual todos pertenecemos, y todos alimentamos en su subsistencia, es decir que tenemos el poder de demandar y exigir, pero también la obligación de comprometernos de ayudar en una lucha que es de todos, y no solo de las mujeres y del estado.15241361_10211143295957100_3007309837919306828_n

Todos somos parte de una comunidad y si atacan a un integrante de esa comunidad, están atacando a todo el grueso de humanidad.

Por eso las manifestaciones públicas alimentan el interés y la preocupación por un tema, a la vez que educa que la situación demanda la atención de todos, y no algunos pocos.

Un año más, una marcha más, pero entre tantas pálidas, podemos decir que estamos  movilizados, no solo el 25 de noviembre, no solo instituciones, fundaciones u organismos internacionales, somos los ciudadanos preocupados por el bienestar común, y aunque seamos pocos, sabemos que es el inicio, pero pronto podremos ser mas, solo debemos perseverar, y saber que aunque cueste mucho la lucha, vale la pena hacerlo y es necesario hacerlo, suficiente razones para ir hasta la Luna o para defender a aquella persona que necesite de nuestra ayuda.

15241747_10211143248355910_9086937655299677165_n

15241967_10211143257236132_3591988432021191788_n

15253446_10211143231875498_3472740453893176771_n

15241915_10211143311637492_4422252118756273545_n

15253525_10211143580484213_2193299042339588344_n

15253504_10211143330397961_4244668499404351422_n.jpg

15253640_10211143313117529_8840534093325259829_n

15253643_10211143240275708_6038336751770165476_n

Anuncios

Acerca de vilcanelson

comunicador e investigador en derechos humanos
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Marcha de reclamo en Bolivia por ni una menos en Bolivia:

  1. Estimado Nelson, muchas gracias por compartir este muy buen artículo de información y opinión sobre nuestro movimiento #NiUnaMenosBolivia. Esperamos contar con más colaboraciones tuyas y de este medio de noticias de los pueblos originarios. No dudéis tampoco en solicitarnos colaboraciones y/o informaciones. Por ellas, por nosotras, por todas: ni un minuto de silencio, toda una vida de lucha.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s